«

»

Las marcas ya no sólo se ven

Autor: Gonzalo Santos

Tras varios años de espera, el legislador europeo se encuentra ya cerca de aprobar una serie de medidas normativas que tendrán un profundo impacto en el régimen legal de la marca comunitaria. Concretamente, se trata de la propuesta de Reglamento 2013/0088 y la propuesta de Directiva 2013/0089, que probablemente serán aprobadas a finales de este año.

Uno de los cambios más significativos que introduce la propuesta de Reglamento es la supresión del requisito de representación gráfica a la hora de determinar si una realidad es susceptible de ser considerada como una marca. La eliminación de dicho requisito supondrá un obstáculo menos para todos los titulares de signos distintivos dentro de la Unión Europea que busquen ir un paso más allá a la hora de establecer una asociación entre sus productos y una marca algo menos heterodoxa. No se trata de un avance legislativo excesivamente novedoso, pues ya existen numerosas marcas nacionales de carácter olfativo, gustativo y sonoro registradas en varios países extracomunitarios, pero si supone un paso adelante en la política marcaria de la Unión.

En caso de que el texto finalmente aprobado incluya este cambio, es probable que el número de solicitudes de marcas menos tradicionales se incremente considerablemente. Si bien esto podría suponer una ventaja para las empresas, que contarían con un respaldo legal adicional para asociar sus productos a un determinado signo distintivo, también podría llevar a ciertas situaciones cercanas al monopolio de no regularse adecuadamente esta cuestión.

Para evitar un posible uso abusivo de los derechos sobre la marca, la propia propuesta de Reglamento señala que la forma de representar la misma debe ser “clara, precisa, autónoma, fácilmente accesible, inteligible, duradera y objetiva“. Será necesario esperar a la implantación de este nuevo Reglamento para determinar el alcance exacto de estos nuevos requisitos.